LUCIA DUQUE

Vivir Una Vida Creativa

Sin Miedo Al Fracaso

Aunque quizás me conozcas por mi jardín de acuarelas, eso no es todo lo que hago.

Además de tener mi negocio online de acuarelas botánicas, hago pinturas con otro tipo de temáticas sociales y más enfocadas en mis vivencias, viajes, etc.

Mi técnica favorita es el acrílico. Después de trabajar varios años en un estilo muy concreto que estaba funcionando y vendiéndose muy bien, empecé a perder el interés por ello. Ya no pintaba esos cuadros con la misma ilusión.

Mi vida había cambiado, tenía otras cosas que transmitir que ya no encajaban con pinturas que me llevaban a mis raíces latinoamericanas. Aunque suene muy loco, ya que eso comprometía mi economía, decidí emprender algo nuevo y empezar de cero. Así que dejé de pintar ese estilo adentrándome en un proceso de investigación con una nueva expresión pictórica.

Han sido casi tres años de cambios en mi vida:

casarme, viajar a menudo al país de mi marido (una cultura tan diferente a la mía), tuve que descubrir que estaba cambiando dentro de mí, haciéndome la pregunta ¿qué quiero transmitir?

Esta semana fue mi cumpleaños y he celebrado muchas cosas bonitas que he estado viviendo en esta temporada. Aunque el proceso de esta nueva obra que estoy creando me está encantando por todo lo que estoy aprendiendo, descubriendo y experimentando, también han aparecido esos famosos “bloqueos artísticos” que no son otra cosa más que el miedo a cometer errores, a llenar mi cabeza de pensamientos llenos de inseguridad.

¿Y si a la gente no le gusta? ¿y si me equivoco? ¿Y si se convierte en un fracaso?

Pensamos que todos los grandes artistas nacieron ya siendo genios y que ninguno sintió esos miedos. Pero no es verdad.

Cuanto más los investigo, más me doy cuenta que todos en algún momento de su caminar se hicieron las mismas preguntas cuando tuvieron que emprender algo nuevo.

¿Y qué pasa cuando nos equivocamos?

Equivocarse no significa que estemos en mal camino. Todos los artistas llegamos a experimentar decepciones artísticas. Will Gompertz habla sobre ello en su libro “Piensa como un artista” y explica desde el contexto creativo que los artistas no fracasan, aunque exista la sensación de fracaso, pues eso forma parte de nuestro caminar artístico.

“No siempre sabemos valorar el hecho de que experimentar grandes decepciones creativas es algo normal y necesario y en absoluto indicio de que haya que tirar la toalla. Existe la tentación de creer, cuando fracasamos, que ha llegado la hora de dejarlo todo, pero lo cierto es que los auténticos artistas no suelen pensar así. En realidad, el auténtico artista interpreta el fracaso como una parte más del proceso creativo, aunque poco deseable.”

Aún estoy en medio de la elaboración de mi próxima obra así que no os puedo contar mucho sobre ella. Pero sí deciros que está siendo como un embarazo muy deseado, del que cada día que trabajo en ella salen miles de emociones porque tiene mucho que ver con mi identidad como mujer, con las transiciones de la vida, nuestras luchas y victorias.

Una de las razones por las que me encanta impartir clases a niños es por todo lo que aprendo de ellos sobre cómo evitar esa obsesión que los adultos tenemos en los resultados y cuánto me ayudan a tener una perspectiva correcta sobre el miedo al fracaso.

¿Qué puedo aprender de una niña de 3 o 4 años que acaba de coger el pincel por primera vez?

¡Muchísimo!
Por ejemplo, a los niños no les tienes que enseñar que disfruten el momento. Ellos no piensan en hacer algo bonito para que todo el mundo les aplauda. Su verdadera motivación es jugar con la pintura, pringarse las manos, descubrir nuevos colores, etc. Lo disfrutan con cada pincelada. Y cuando terminan, su sonrisa de oreja a oreja no está condicionada por lo que otros piensen de lo que han hecho, sino en el placer de haber jugado con la pintura.

Un niño pintando no suele tener la negatividad desde la primera pincelada diciendo “que mal me va a salir esto”. Porque cualquier cosa que haga estará bien. Como tutores, somos conscientes que necesitan pasar por un proceso de aprendizaje y por ello los animamos y celebramos sus pequeños logros.

Cuando imparto clase para adultos, este es el bloqueo más grande que veo en los alumnos. Lo que más me cuesta no es enseñarles la técnica de la acuarela, sino a cambiar perspectivas: que dejen de mirar desde un punto de vista negativo sobre su forma de pintar y comiencen a hacerlo desde un punto de vista positivo: que cada pequeño paso que dan en medio del aprendizaje es una celebración.

Y siendo sincera, no importa cuántos años he estado pintando, esa negatividad a veces también aparece en mi cabeza como una nube oscureciendo mi creatividad. Es muy importante recordarme que tengo permiso a equivocarme y a disfrutar como cuando era niña.

A no obsesionarme pensando en el resultado que no logro tener, sino en el momento que estoy experimentando con cada mezcla de color, con las pinceladas, etc. y cuando lo hago, sin darme cuenta, de repente, consigo lo que realmente quería y que antes no me salía.

¡Cuánto debemos aprender de los niños por no tener esas condiciones de lo que “debe de ser”!

Por ejemplo, cuando pintan un árbol azul y un sol verde sin estar restringidos de si está bien o mal hacerlo así.

Esto sigue siendo mi mayor enseñanza cuando trabajo en mi taller. Reconocer que todos tenemos un niño dentro, no importa cuanto tiempo lo hayamos dejado guardado en alguna habitación olvidada de nuestro corazón.

Ese niño está deseando ser parte de nuestra vida. Que bonito es ser conscientes de ello para acallar el miedo a equivocarnos celebrando con él cada paso que damos con nuestra pintura.

Así que con esta reflexión, hoy te dejo esta pregunta:


¿Te apuntas a liberar a tu niño interior de esa consciente cajita y lo dejamos volar con nuestra creatividad hacia dónde él quiera llevarnos?

¡Muchas gracias por tomar un ratito de tu tiempo para leerme y te espero en el próximo post!

Publicaciones Populares

Ansiedad: Apareció de repente y sin avisar.

Huellas: Halina. Toda idea tiene consecuencias.

6 Tips de Decoración

Girasol Con Marco Gratis

Lucia Duque All Rights Reserved 2019