¿Cuándo es el mejor momento para pintar?

Hay una falsa creencia sobre los artistas que esperan a que llegue la inspiración para empezar a trabajar.

Meditando mucho sobre este tema, me he dado cuenta que la mayoría de las veces no es porque no esté “inspirada", lo que me bloquea suele ser el miedo a crear algo que sea tan malo que tenga que tirarlo a la basura, o que no guste a la gente etc. El miedo es lo que realmente me paraliza y hace que no “me sienta” inspirada.

“... Para crear hay que dar un salto de fe. Fe en ti mismo y en tus semejantes. Tienes que confiar en que el mundo te someterá a un juicio justo. Sí, recibirás críticas. Y sí, dolerán. A veces mucho. Incluso puede que te caiga un chaparrón de humillaciones. Pero ese rechazo no será peor que el que muchos otros han sufrido. Considéralo un rito de iniciación. Todos conocemos las historias de que a los Beatles les cerraron las puertas en muchos lugares o de todas esas editoriales que rechazaron las novelas de J.K. Rowling ¿Les detuvo acaso ese rechazo? NO. ¿Afianzó su determinación? SÍ …” Libro “Piensa Como Un Artista” Will Gompertz

Hasta el gran Miguel Ángel no se creyó capaz de realizar el trabajo que le encargaron: “la Capilla Sixtina”, ¿fue por que no se sentía inspirado? ¿o por el miedo de hacer algo que no era su especialidad, porque era más conocido por su faceta de escultor que como pintor?

Yo creí en ese mito de la inspiración (que asociaba inspiración con tener ganas) hasta que visité el estudio de mi tío Fred en Villa de Leyva, Colombia. Su obra me asombró, pero sobre todo, él como pintor.
En una pared había escrita una frase: “No pinta el que tiene ganas sino el que sabe pintar”.

Y eso se quedó clavado dentro de mí. Pensando en esas palabras, el significado que le dí fue este: no creo que se refiere a que naces sabiendo pintar y por eso pintas, sino al no esperar a que tengas ganas, o tengas un éxtasis que te lleve a coger los pinceles y de repente tienes una obra maestra.

Ser pintor es una profesión como el fontanero, el electricista o el arquitecto. Es un caminar y conforme vas ejerciendo dicha profesión vas aprendiendo y creciendo. No creo que un fontanero me diga nunca: solo arreglo un grifo cuando tengo ganas o un médico opere a un paciente cuando está inspirado.

Mi tío es increíble, él se pasa todo el día creando en su estudio, tenga ganas o no.

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre hacer de la pintura una profesión o un hobby?

Los hobbies los hacemos en nuestros tiempos libres, para descansar o desconectar. ¡Y es maravilloso si ves la pintura como un hobbie para ti! Pero también está esa otra opción de decidir dedicarte al arte como una profesión, entonces, no podemos esperar a que esos tiempos libres aparezcan. Tenemos que ser muy enfáticos con ellos.

Algo que nos ha ayudado mucho a mi marido y a mí (él es músico), es un libro que se titula: "Manage Your Day-to-Day" Jocelyn K. Glei
Los dos estamos aprendiendo a crear ciertos hábitos que nos están ayudando mucho en responder la pregunta:

¿Cuándo es el mejor momento para pintar?

Hemos descubierto que dedicar las primeras horas de nuestro trabajo a la parte creativa de nuestro negocio (él en su música y yo en mis pinturas) es mucho más productivo, porque nuestra mente está despierta, despejada y con más energía. Así que esas horas son claves para crear cosas nuevas. Por ejemplo, yo suelo dedicarme a pintar nuevos diseños, pensar en nuevos productos o preparar mi próxima exposición de cuadros. Me he dado cuenta que soy mucho más productiva haciendo eso como lo primero en mi lista de cosas por hacer.

Y después de esas dos o tres horas creativas (a veces se alargan más), me pongo a responder emails, hacer paquetes de los pedidos que haya tenido el día anterior, trabajos administrativos etc.

Antes hacía justo lo contrario, y ¿sabes que me pasaba? O no me quedaba energía para pintar, o siempre había que apagar tantos fuegos en la parte de gestión que acababa no pintando porque no me quedaba tiempo para lo creativo.

Es verdad que cada persona es un mundo y no todos tenemos que ser iguales. Por ejemplo para algunos artistas, su tiempo favorito para crear es de madrugada. A mi me sacas de la cama a las 4 de la mañana y me quedo dormida encima del lienzo. Así que también es importante que aprendamos a conocernos a nosotros mismos y nos demos cuenta qué nos funciona mejor.

Es cierto que a veces no tenemos el privilegio de dedicarnos solo a nuestra profesión artística y tenemos otro trabajo adicional con el que vivir mientras que sale adelante nuestros proyectos en el arte, pero el hallar esa rutina creativa es super importante para no desanimarnos.

Por otro lado, si te encanta pintar y para tí coger los pinceles es un hobbie, te animo a que también lo hagas una prioridad en tu vida. Igual que vamos al gimnasio y reservamos unas horas a la semana para mejorar nuestra salud, ¿por qué no hacer lo mismo con la pintura? ¡Pintar ayuda tanto a nuestra mente y nuestras emociones, a rebajar el estrés y la ansiedad! (Que, por cierto, próximamente hablaré también sobre ello).

Así que no te intimiden los pinceles o la musa de la inspiración de la que tantos mitos han hablado y PINTA. A veces saldrán cosas que nos encanten y a veces querremos tirar el cuadro a la basura, pero eso es parte del caminar creativo y artístico… ¡Que nada te desanime!

Publicaciones Populares

Ansiedad: Apareció de repente y sin avisar.

Huellas: Halina. Toda idea tiene consecuencias.

6 Tips de Decoración

Girasol Con Marco Gratis

Lucia Duque All Rights Reserved 2019